• Laura Lopez

HILOS PDO... MÁGICOS, REALIDADES, BENEFICIOS, ETC. ¡USALOS A TU FAVOR!

Los hilos PDO son unos hilos de un material que se llama Polidioxanona, pero... ¿Qué es la polidioxanona? Es un material con el que se fabrican los hilos para suturas cardiacas o de órganos internos ya que es un material 100% biocompatible con el tejido, 100% absorbible y estéril, además de que estimula la producción de colágeno y elastina, por eso ahora se utilizan en la medicina estética en sus diferentes tipos como son: hilos lisos, hilos reticulados y multihilos.

El uso de hilos tensores tiene muchos años en el mercado, pero los materiales que se utilizaban causaban reacciones dañinas e irregularidades en la piel.

Afortunadamente se consiguió desarrollar hilos con este tipo de materiales como la polidioxanona, con los que se consiguen resultados naturales y con apenas algunos efectos secundarios. Al insertar en la piel los hilos de polidioxanona, estimulan la producción de colágeno y elastina a su alrededor creando tejido de soporte de forma natural, lo que ayuda a redensificar la piel, ya que crean una especie de malla que sujeta la piel y la mantiene firme y tersa.

El procedimiento es muy seguro, rápido, sin incisiones y poco molesto en manos de un buen profesional, se realiza con la ayuda de una aguja muy fina que contiene el hilo por dentro, se introduce en la dermis y al retirarla, la hebra de hilo queda insertada en la piel. La técnica y el número de hilos, tanto en el rostro como en el cuerpo, son totalmente individualizados para cada paciente dependiendo de la edad, la fisonomía, el tipo de piel, su nivel de envejecimiento y el grado de flacidez de la zona a tratar.

De forma inmediata, se puede visualizar una mejora en la piel, pero es a partir de las tres o cuatro semanas cuando comienza a observarse el efecto definitivo y pudiendo apreciarse una mejora progresiva hasta el segundo o tercer mes. El tiempo de reabsorción de los hilos es aproximadamente de unos 6 meses y la duración óptima de resultados es de unos 18 meses dependiendo del tipo de piel y las características de cada persona. El tratamiento busca reducir la flacidez y prevenir el avance de la misma, por lo que una vez que se va perdiendo el efecto con el paso el tiempo, se puede volver a repetir. Las sesiones adicionales refuerzan los resultados obtenidos. El tratamiento va dirigido a personas que comiencen a notar los primeros síntomas de flacidez ya sea leve o moderada, o bien como tratamiento preventivo de la misma.

Se pueden implantar en la cara para elevar las cejas, disimular las arrugas del contorno de ojos y los pómulos, matizar las arrugas peribucales, definir el perfil mandibular, mejorar el doble mentón y reafirmar el cuello. En el cuerpo ayudan a combatir la flacidez de muslos, abdomen, brazos o glúteos aumentando la tersura de la piel.


Sus beneficios:

Están fabricados con un material reabsorbible y biocompatible.

Su colocación se realiza de forma ambulatoria en consulta y el paciente puede retomar su vida normal.

Es un tratamiento seguro, sin alergias ni rechazo.

Favorecen la producción natural de colágeno.

Su uso es compatible con otro tipo de tratamientos como la mesoterapia, las infiltraciones de plasma rico en plaquetas, los rellenos, el láser o la toxina botulínica.

No dan volumen adicional a la piel, por lo que no alteran la expresión facial obteniendo un resultado totalmente natural en armonía con la fisonomía del paciente.


El objetivo de los hilos PDO es recuperar la piel desde el interior hacia el exterior para obtener una piel más firme, brillante, tersa y saludable, en una palabra... rejuvenecida.



17 views0 comments